conseguir semillas de pimiento
Huerto Ecológico,Autosuficiencia,Blog,Eco Consejos,Huerto Urbano,Nuestra Experiencia

Cómo conseguir tus propias semillas

COMPARTIR PUBLICACIÓN:

Cuando comienzas en el maravilloso mundo de la Huerta lo más sencillo es acudir a un vivero y comprar los plantones. Así, en poco tiempo, verás crecer las plantitas de cada temporada. Pero enseguida notarás que te apetece dar un paso más y es entonces cuando te planteas cómo conseguir tus propias semillas y, a partir de ahí, tus propios plantones.

Cómo conseguir tus propias semillas

En este artículo te vamos a explicar de forma sencilla cómo conseguir tus propias semillas.

¿Porqué es importante conseguir tus propias semillas?

conseguir tus propias semillas

Los plantones que provienen de viveros nacen en unas condiciones ideales que propician la germinación de las semillas y el crecimiento de la joven planta. Pero muchas veces esas semillas y esas plantas no nacen en el mismo vivero sino que llegan desde otras zonas que poco tienen que ver con el clima y las condiciones de nuestro terreno de huerta. Eso puede hacer que las jóvenes plantas necesiten bastante tiempo de adaptación hasta que comienzan a crecer fuertes y vigorosas.

Si poco a poco, temporada tras temporada, vamos observando nuestra huerta y nuestras plantas, podemos guardar aquellos frutos en los que tengamos un interés especial, ya sea esos tomates que han salido muy carnosos, pimientos que han aguantado hasta bien entrado el invierno o melones especialmente dulces. Esos frutos guardan en su interior sus preciadas semillas, que son las que nos interesa guardar para poder reproducir esas características que tanto nos han gustado en la siguiente temporada.

Además, conseguir nuestras propias semillas hace que las plantas que vamos seleccionando de un año para otro estén perfectamente adaptadas a nuestro terreno: nuestras condiciones de luz, nuestro tipo de suelo e incluso la resistencia a algunos organismos que puedan resultarles nocivos. Poco a poco se van obteniendo variedades locales, muy apreciadas por los pequeños agricultores por su resistencia.

En nuestro caso, hay un aliciente más. Al conseguir nuestras propias semillas conseguimos ser un poquito más autosuficientes, ya que cerramos nuestro ciclo sin necesidad de comprar nuevas plantas. Eso sí, es recomendable intercambiar semillas con otros agricultores de la zona para conseguir además una mayor diversidad genética de nuestros cultivos.

________________________________________________

Ejemplos prácticos para que puedas conseguir tus propias semillas.

Aunque cada uno tiene sus truquillos, te mostraremos con algunos ejemplos prácticos cómo conseguir tus propias semillas:

Cómo conseguir tus propias semillas de tomate.

Recuerdo hace años que encontré por casualidad unos plantones de unos tomates pequeñitos muy curiosos, que me llamaron muchísimo la atención: los tomates bombilla o cherry bombilla. Quizá en otras regiones su cultivo sea más común pero reconozco que para mi era en ese momento una variedad desconocida.conseguir tus propias semillas

Como su nombre indica, esta variedad tiene forma de bombilla,  y tiene un sabor un poquito menos ácido que el cherry normal. Fue todo un descubrimiento para hacer ensaladas o como guarnición a otros platos. Además, como buen cherry, bien aclimatado da muchísima producción.

El caso es que el primer año que los cultivé fue un año muy productivo y decidí  guardar sus semillas. Ahora os explicaré la manera de hacerlo:

  • Cada tomatito tiene un montón de semillas, es cuestión de que eligas aquellos que tengan las características que más te gusten: que sean más grandes, más amarillos, o que la planta haya aguantado perfectamente toda la temporada sin enfermedades, fuerte y vigorosa.
  • Una vez elegidos los tomatitos, ábrelos por la mitad: enseguida encontrarás las pequeñas semillas.
  • Con una cucharilla coge la parte carnosa con las semillas y ponlas en un colador pequeñito, la luz de malla tiene que ser muy pequeña para que no se cuelen las semillas.
  • Enjuaga bien con agua, para conseguir que apenas queden restos de pulpa junto a las semillas.
  • Una vez limpias déjalas secar en el mismo colador o ponlas en papel absorbente de cocinacómo conseguir tus propias semillas.
  • Cuando las semillas estén totalmente secas, si ves que han quedado restos de pulpa, quítalos, queda como una cascarilla seca que se quita perfectamente con la mano.
  • Ya tienes tus semillas limpias y secas! para guardarlas lo mejor es hacer tus propios sobrecitos de papel. No utilices plástico ya que puede guardar humedad y estropearse. Te recomendamos que etiquetes el sobre con el nombre de la variedad y el año.  Utiliza una caja de cartón para guardar todas tus semillas, siempre en lugar fresco y seco. ¡ Ya tienes tu semillas de tomates bombilla para el próximo verano.!

Cómo conseguir tus propias semillas de pimiento.

Las semillas de pimiento son de las más fáciles de conseguir. Sólo tienes que:

  • Abre tu pimiento y quita la parte verde que aprovechas para comer. En los pimientos se quedan todas las semillas unidas al rabito.
  • Separa las semillas de la parte carnosa del pimiento.
  • Colócalas en papel absorbente y déjalas al aire para que se sequen.
  • En pocos días podrás guardar tus propias semillas de pimiento para la próxima temporada. Para guardarlos, siempre en sobrecito etiquetado y en lugar fresco y seco.

Como verás, puedes hacer perfectamente en casa de una temporada para otra sin apenas complicación. ¿Te animas a conseguir tus propias semillas?

conseguir semillas de pimiento


¿Te ha gustado este artículo y tienes interés en hacer un huerto en casa?, lee estos magníficos consejos para hacer tu propio huerto urbano, para que no te dejes atrás ni un solo detalle.

 

 

 

Raquel García-Hierro M.

Raquel García-Hierro M.

Licenciada en Biología .
Apasionada de la Vida, los animales y la naturaleza, mi gran propósito es vivir dejando la menor Huella Ecológica posible, siendo una criatura más dentro del precioso equilibrio logrado por Mamá Naturaleza.

También puede gustarte...